lunes, 24 de abril de 2017

JORNADA 1: ZAMORA - MONTAMARTA (23/04/2017)

Me he levantado a las 7, aunque ya estaba despierto desde un poco antes. Aseo, desayuno y terminar de preparar la mochila.

La acogida de las hospitaleras ha sido inmejorable. Es la tercera vez que estoy en este albergue y cada vez ha sido mejor que la anterior.

A las 8 salí del albergue y empecé a andar. La salida de Zamora, como casi todas las salidas de las ciudades, es cuesta arriba. Casi en las afueras de la ciudad vi que estaban abriendo una panadería y aproveché para comprar una barra de pan.

El recorrido es sencillo, sin dificultades que superar.

En Roales del Pan, a la entrada, sigue la casa que tiene su jardín lleno de esculturas, a cual más friki. Esta vez conseguí localizar un bar y paré a tomarme una coca cola.

El resto de la jornada, sin ninguna novedad digna de mención.

Durante el recorrido se pararon dos todoterrenos a darme tarjetas de dos casas rurales y de un restaurante. Cosas veredes, amigo Sancho!

Está todo más verde que cuando pasé en septiembre de 2015 y han hecho un puente sobre la vía del ave, aunque aún no hayan puesto las vías ni las catenarias.

En Montamarta no ha cambiado nada, y en el albergue tampoco.

Llegue el primero, me duché, hice la colada y me fui a comer, al restaurante El Zangarrón (el de la tarjeta). No estuvo mal.

Después de comer, siesta y a esperar al hospitalero que pasa a cobrar a las 5 de la tarde. No te inscribe en ningún registro, simplemente te sella, te cobra y te da un recibo.

Después, un ratito de tomar el sol en el jardín (el día ha sido espléndido) y un paseo por el pueblo.

No ha venido ningún peregrino más, así que he tenido el albergue todo para mí.

Publico esto desde el móvil y no consigo insertar fotos. Me dice que el formato es incompatible. Cuando llegue a casa ampliaré las crónicas y añadiré fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario